Ácido coco amida propil betaína

¿Que es el coco amida propil betaína?

La coco amida propil betaína es mejor conocida como Betaína de coco, es un ácido graso derivado del aceite de coco, físicamente es un líquido viscoso de color claro a ligeramente amarillo.

¿Qué es la betaína?

Las betaínas se clasifican como sustancias tensoactivas anfóteras, se consideran suaves para la piel. Tienen propiedades como agente espumante, humectante, emulsionante y desengrasante, en conjunto con tensoactivos aniónicos, la detergencia mejora en condiciones alcalinas, el cual su objetivo es proporcionar ácido clorhídrico, un punto fundamental para la absorción de vitamina B12, calcio y hierro. Es un nutriente esencial para el procesamiento de grasas dentro del cuerpo, protegiendo a las células, proteínas y enzimas del estrés osmótico.

Sin embargo, la betaína también se utiliza en cosméticos por su gran poder humectante y su capacidad para proteger la piel de la irritación. Asimismo, es útil para el cuidado de tu cabello, ya que se encarga de darle volumen, mejorar su comportamiento y hacerlo más resistente. Es sintetizado naturalmente por muchas plantas, pero también por algunos crustáceos.

¿Por que se utiliza?

La betaína se encarga de cuatro puntos básicos que pueden ayudar al cuidado de nuestra piel y de nuestro cabello, además de contar con un sinfín de beneficios.

Por un lado es antiestático. Esto significa que reduce la electricidad estática de nuestro cabello o vello neutralizando la carga eléctrica de nuestra superficie. Es una manera excelente de acondicionar el cabello, puesto que lo deja flexible, suave, brillante, ligero, brillante, consigue volumen y es fácil de peinar.

Por otro lado, se humectante. ¿Qué quiere decir esto? Pues que es capaz de mantener el contenido de agua de un cosmético en su envase y en la misma piel

¿Que usos tiene en nuestros productos?

También actúa como potenciador de la textura en cosméticos y productos para el cuidado de la piel, lo que hace que los productos sean suaves al tacto sin pegajosidad. Otra característica es un aumento del 20% en el poder espesante. Además, cuando se agrega betaína a formulaciones que contienen tensioactivos, se ha demostrado que aumenta el volumen de la espuma y reduce el potencial irritante de los tensioactivos o detergentes.

Esta propiedad de la betaína es ideal para usar en champús, especialmente cuando se formulan champús para bebés suaves y fáciles de enjuagar con niveles bajos de concentración de tensioactivos.

Las aplicaciones incluyen formulaciones de anticaída y nuevo nacimiento del cabello, productos de cuidado del cabello de antienvejecimiento, y se puede utilizar en tónicos, sueros, acondicionadores, mascarillas y champúes.

Deja una respuesta